La Agencia Catalana de Turismo (ACT) es el organismo del Gobierno de la Generalitat de Catalunya que se encarga de llevar a cabo las políticas de promoción turística. Desde principios del año 2010 sustituye al antiguo consorcio Turisme de Catalunya, que hasta entonces se había encargado de realizar esta tarea.

La Agencia Catalana de Turismo nace, como entidad de derecho público de la Generalitat, con el objetivo de promover Cataluña como destino turístico de referencia, basándose en su calidad y rentabilidad social y económica.

Más información: www.act.cat


Xavier Espasa i Añoveros. Director de la Agencia Catalana de Turismo (ACT)

¿Se encuentra en nuestras manos mitigar el cambio climático?

Se encuentra en nuestras manos en la medida en que podemos introducir cambios en nuestros patrones de consumo que minimicen el impacto ambiental y reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero.

En este sentido, la promoción de un modelo turístico responsable como el que define el Plan Estratégico del Turismo en Cataluña es uno de los objetivos prioritarios de la Agencia Catalana de Turismo.

¿Es la sostenibilidad una elección o una necesidad?

No es una elección. Nuestros principales mercados emisores de turismo son cada vez más sensibles a la sostenibilidad ambiental de las experiencias turísticas que quieren vivir. No es un plus a la experiencia. No quieren pagar más por una experiencia sostenible. Quieren que la experiencia ya sea sostenible de entrada.

Cerca del 60% de las emisiones de GEI de la Unión Europea provienen de los llamados sectores difusos, entre los que se encuentra el sector de la edificación hotelera. ¿Considera eficiente (a nivel de edificación e infraestructuras) la planta hotelera española?

Precisamente la semana pasada celebramos en Barcelona el Congreso de Eficiencia Energética y Sostenibilidad en el sector turístico, en el que tuvimos oportunidad de debatir, durante tres días y entre otros temas, acerca de esta eficiencia de la planta hotelera. La conclusión es que estamos avanzando rápido y que los nuevos proyectos ya se desarrollan siguiendo premisas de maximizar la eficiencia, pero en los establecimientos antiguos, salvo excepciones, ya no es lo mismo. No se trata tan sólo de intervenciones sencillas puntuales cuando se reforman las habitaciones o los espacios comunes de un hotel. No se trata, por tanto, sólo de sustituir luminarias convencionales por leds, o renovar refrigeradores o equipos de aire acondicionado, es que todo el proyecto hotelero debería desarrollarse desde su concepción siguiendo criterios de eficiencia.

En cuanto a la integración de prácticas medioambientales y principios de sostenibilidad en la oferta turística, ¿cree que nuestros hoteles quedan en desventaja con respecto a otros destinos internacionales por la ausencia de desarrollo en esta línea?

No lo creo. Nuestro sector se está activando rápido en este sentido y ya hace años que se ha puesto manos a la obra a trabajar. No estamos peor que nuestros competidores internacionales. Hemos de tener en cuenta que en Cataluña recibimos cerca de 17 millones de turistas internacionales que exigen establecimientos turísticos que tengan políticas activas de sostenibilidad.

En sus tareas de apoyo al sector turístico, ¿qué lugar ocupa la sostenibilidad en sus propuestas?. ¿Desarrollan algún tipo de programa que respalde, divulgue y conciencie sobre la necesidad, beneficios y rentabilidad de la rehabilitación sostenible, así como de la necesidad de generar destino verde?

La sostenibilidad es prioritaria para Cataluña. El modelo de turismo responsable que impulsamos desde la Agencia Catalana de Turismo debe ser ambientalmente sostenible, socialmente inclusivo y universalmente accesible. Este fue el compromiso que formalizamos en la “Declaración de Barcelona” firmada en octubre de 2013 al finalizar la 7ª Conferencia de Destinos de Turismo Responsable. A partir de ese momento, hemos desarrollado diferentes actuaciones de proyección de Cataluña como destino sostenible, de entre las que quiero destacar el proyecto de certificación Biosphère expedido por el Instituto de Turismo Responsable, en el marco del Global Sustainable Tourism Council (GSTC) y UNESCO, para Cataluña. Esta certificación deberá ser un estímulo que facilite, a su vez, la certificación de recursos públicos y privados en nuestros destinos.

Existen importantes preocupaciones del sector hotelero como la competencia desleal o el tipo de turismo conocido como de “botellón”, sin embargo, la sostenibilidad en algunos casos queda en segundo plano siendo que puede ser útil para resolver -precisamente- prioridades de esta tipología. ¿Qué estrategias cree que deberían trabajarse para motivar a los hoteleros a potenciar su sostenibilidad?

Un modelo de turismo responsable debe poder garantizar al consumidor que se están respetando las reglas del juego del mercado en el que este modelo opera. Desde la administración turística de Cataluña estamos comprometidos en facilitar un terreno de juego en el que las normas se respetan y en el que la seguridad jurídica del consumidor está garantizada. En este entorno, debemos estimular las mejores prácticas en materia de sostenibilidad por parte de los establecimientos de alojamiento turístico, no sólo de los hoteles, también de los campings o de los apartamentos turísticos.

¿Qué retos a medio y corto plazo consideran desde su organización para la mejora del sector turístico?

La certificación Biosphère, tanto para Cataluña en general, como para posteriormente implementarla en otros destinos turísticos del territorio, es actualmente nuestro principal reto en materia de sostenibilidad. En este proyecto, más importante que la certificación en sí misma es el proceso que seguiremos para su consecución; más importante que el destino es el propio camino.

En la actualidad, ¿cuáles son los grandes retos para turismo catalán, en lo que a sostenibilidad se refiere?

Creemos que el modelo de turismo responsable forma parte del compromiso de las administraciones públicas, pero todavía no ha sido plenamente compartido ni interiorizado desde el sector privado. Este es el primer reto. La sostenibilidad debe estar como prioridad tanto para el sector público como para el privado.

¿Destacaría algún modelo turístico o experiencia sostenible en Cataluña?

Afortunadamente, en Cataluña tenemos muchas experiencias sostenibles. El pasado mes de octubre celebramos los II Premios de Turismo Responsable de Cataluña, en el que tuvimos un buen número de candidaturas muy sólidas, tanto desde el sector del alojamiento como de los DMC’s especializados en propuestas sostenibles, como de las actividades que promueven una tipología de experiencia respetuosa con el medio ambiente y con la cultura local del destino.

¿Cuáles son los nuevos mercados emisores emergentes para el turismo catalán?

Están creciendo los mercados tradicionales, especialmente el alemán, el francés, el británico o el italiano, pero los crecimientos más significativos nos llegan desde los mercados asiáticos como: India, China, Corea, Japón o sudeste asiático.

La Agencia Catalana de Turismo participará en 45 ferias este año, asegurando la presencia del sector turístico catalán. ¿Qué tipo de turismo va a promocionar y dónde?

Este año finalizaremos el Año del Turismo Familiar, que será relevado por el Año del Turismo Interior y de Montaña. Los mercados alemán, holandés, belga, francés y del resto del Estado son los que vamos a priorizar. Se trata, en el caso de los mercados internacionales, de dar a conocer los fantásticos destinos que se esconden detrás de las propuestas que ya conocen de turismo de sol y playa o de turismo urbano. Propuestas que nos singularizan como destino y que son el mejor exponente de uno de nuestros principales factores de competitividad: la tremenda diversidad de producto que Cataluña puede ofrecer a todos los mercados.