Este encantador hostal, situado en el corazón del barrio de Gràcia de Barcelona, es un espacio de reunión, tanto de viajeros como de ciudadanos locales. Con una multitud de servicios, actividades y clases dirigidas, el Jam Hostel consigue la perfecta unión entre internacional y local, creando una comunidad de vecinos que va más allá del barrio.

El hostal, que se compone de habitaciones mixtas, privadas o de uso únicamente femenino, ofrece los mejores servicios a sus huéspedes, ya sea por la comodidad de las camas como por la máxima seguridad que ofrecen las habitaciones. La construcción de las estancias se ha realizado únicamente con materiales de alta calidad y ecológicos, hecho que se suma al aislamiento térmico y acústico de las paredes, que permite descansar de manera óptima. Las luces de todas las habitaciones son LEDS de bajo consumo, permitiendo de esta forma reducir el gasto energético.

El Jam Hostel, considerado un eco-hostal, tiene por labor permitir un descanso adecuado en un entorno sostenible, respetuoso con el medio ambiente y abierto a todo el mundo. Tras estas premisas, el hotel se compromete a reducir de manera muy elevada el consumo de recursos naturales, como el agua o la electricidad. Para ello, el hostal cuenta con fuentes de energías renovables y fomenta el ahorro del consumo de agua y electricidad entre sus huéspedes.

En un afán por convertir el hostal en un lugar comprometido con causas sociales, los proveedores de alimentos, los servicios de lavandería y servicios de taxi para los viajeros son ecológicos y sostenibles. The Jam Hostel tiene por objetivo incentivar las iniciativas locales que promuevan la economía colaborativa y sostenible, como por ejemplo la banca Triodos o bien los seguros éticos Arç, que se presentan como alternativas justas y de proximidad a empresas mayores con un poder más extendido en la ciudad de Barcelona. El hostal es también un punto de encuentro para organizaciones sin ánimo de lucro e iniciativas populares, a las que se le ofrecen camas, espacios comunes y demás servicios. De esta forma, The Jam Hostel colabora en la labor de estas organizaciones, que trabajan por mejorar la calidad de vida de muchas personas en la ciudad condal.

En cuanto a la gastronomía que oferta el hostal, toda ella es proveniente de productores ecológicos y de proximidad. The Jam Hostel promociona la alimentación de Km. 0, gracias a sus proveedores locales y a las cooperativas ecológicas y biológicas que trabajan conjuntamente con el hostal, como por ejemplo la cooperativa Quèviure. El hostal cuenta además con un huerto urbano, en el que se cultivan plantas y pequeñas hierbas aromáticas para el uso propio.

El tratamiento de residuos es otra de las características principales del hostal, que recicla todos los deshechos que producen los visitantes del hotel. Además, muchos de los materiales utilizados para la decoración del propio hotel son reciclados, mostrando a su vez la importancia que le otorga The JAM Hostel a la reutilización de residuos.

Finalmente, The Jam Hostel es un espacio de creación conjunta, entre viajeros y locales, para crear una comunidad sin barreras. Ya sea por sus clases de Yoga al aire libre, por las exposiciones de artistas locales o por las facilidades para poder circular en bicicleta, como un parking gratuito o herramientas de reparación, la intención del hostal es proporcionar un sentimiento de proximidad entre el viajero y la ciudad.