image46Como premisa indispensable de este proyecto está la recuperación de la esencia del Hotel Santa Catalina que proyectó en 1945 D. Miguel Martín -Fernández de la Torre. Otra de las premisas del proyecto es crear un eje vegetal y que el hotel se integre dentro del entorno verde de un revitalizado Parque Doramas.

Como es bien conocido el edificio original ha ido sufriendo varias reformas y ampliaciones en la década de los 90 que, algunas de ellas, han ayudado a degradar la idea original del hotel. Con las siguientes actuaciones para eliminar aquellos elementos disonantes que distorsionan la imagen del hotel. Se propone la demolición del antiguo restaurante del casino y su reconversión en espacio ajardinado público para dar continuidad a la zona verde de la calle Juan Rodríguez Dincourt, recuperando la forma del edificio original y el jardín, desmontando los conductos de instalaciones por fachada.

Una de las premisas principales de la presente puesta de mejoras es crear un eje vegetal e integrar el hotel dentro del Parque Doramas. Es punto indispensable la recuperación de los patios originales (Patio de las Tortugas……) que “abrazan” al Salón García Escámez con el fin de crear unos espacios verdes donde el cliente pueda disfrutar de un área de relajación. Con la eliminación de las cubiertas de los patios de las tortugas se dota de luz natural al Salón Garcia Escámez.

Con el fin de que el hotel se integre dentro del Parque Doramas y que sea accesible tanto por sus fachadas este y oeste, se pretende recuperar la idea inicial de D. Miguel Martín de crear un atrio de acceso “posterior” que abra el hotel al Parque Doramas. Es por ello que se propone la demolición de parte del edificio de servicios para su reconversión en un atrio de circulación abierto y con gran presencia.

Las intervenciones no modifican esencialmente el edificio actual, entrando dentro lo que la normativa actual permite para un edificio catalogado como nivel B Integral para edificios de gran calidad arquitectónica, con importantes valores edificatorios y/o ambientales, que deben ser protegidos en su totalidad. Las actuaciones permitidas para este nivel de protección son las de Reconstrucción, Conservación, Consolidación y Restauración.

Dentro de las de Reconstrucción entraría el volver a su estado original una parte del edificio catalogado que haya sido transformada.

Dentro de las actuaciones de Conservación están las de mantenimiento del edificio en su estado actual sin alteración de los materiales o sustitución por otros de características similares.

Las actuaciones de Consolidación son las necesarias para evitar la ruina del inmueble, lo que debe de hacerse con medios que no cambien la estructura original del edificio.

Por último, las de Restauración son aquellas obras tendentes que llevar el edificio a su estado original de forma justificada, como, por ejemplo, sería el caso la fachada cerrada por el Salón Palmeras que proponemos rescatar, o las intervenciones en la fachada de poniente.

Las demás actuaciones necesarias, que suponen un mayor nivel de intervención que estarían dentro del concepto de Rehabilitación y que modificarían justificadamente partes actuales del Hotel, no entrarían en este momento en el nivel de protección B Integral por lo que se incluyen a nivel de mejoras, cuya realización, de considerarse oportuna, sería viable mediante la realización de un Plan Especial de Protección, o de un PAMU, cuando entre en vigor la nueva Ley del Suelo, que desarrolle lo dispuesto en el Catálogo de Protección para el Hotel Santa Catalina, y que definiría de forma justificada cuál debería de ser el nivel de intervención adecuado para conseguir hacer un hotel avanzado y de primera línea, sin perder el carácter y la esencia del antiguo hotel.