El Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Catalunya ha puesto recientemente en marcha el distintivo Cielo de Calidad, un reconocimiento para municipios con cielos en los que se puede ver toda clase de estrellas de noche. Este distintivo ha sido otorgado por primera vez al municipio de Saldes, en la Sierra del Cadí y a los pies del Pedraforca.

Saldes disfruta de un paisaje virgen y natural, compuesto por montañas y bosques, que se acaba de completar gracias al magnífico cielo nocturno del municipio. Debido a los esfuerzos de la región para evitar la contaminación lumínica, la Vía Láctea puede verse perfectamente en noches despejadas, aportando una vista única del lugar.

990_1476862976d161ed2d-572d-4520-a15a-977b74c4b095

La Generalitat ha denominado a este municipio Espacio con un Cielo Nocturno de Calidad (ECNQ). El objetivo es reconocer a los demás municipios que gocen de un cielo tan nítido, como forma de premiar los esfuerzos para reducir la contaminación lumínica. El cielo es un espacio que pocas veces podemos observar, puesto que las grandes urbes iluminan las noches impidiendo el visionado de los espectáculos nocturnos del cielo.

Los nuevos espacios candidatos a obtener este distintivo son la Plaza del Espà y el Mirador de Gresolet, otros ejemplos de preservación del cielo nocturno. Estos municipios han sido seleccionados a través de una observación y estudio de la calidad ambiental y lumínica de la Universitat Politècnica de Catalunya y la Diputación de Barcelona.

pexels-photo-25996-large

El muncipio de Saldes se ha propuesto como objetivos mantener este cielo sin contaminación, por lo que ha elaborado un plan de preservación de los espacios nocturnos, además de una concienciación sobre la población tanto del muncipio como de alrededores.