El hotel Olivia Balmes, situado en una de las calles más transitadas de la ciudad y conectada con el núcleo urbano de Barcelona, es un oasis de tranquilidad en medio de una zona frenética y con mucha acción. Gracias a su mágica localización, es muy fácil llegar a todos los puntos de interés de la ciudad condal, pudiendo disfrutar luego de una copa o una buena cena en los bares gourmet de los alrededores.

Este hotel de diseño ecléctico y totalmente equipado cuenta con 128 habitaciones, yendo de tamaños más sencillos a suites completas. Es muy importante para el hotel el descanso y la tranquilidad total de los huéspedes, por lo que las habitaciones están insonorizadas. Para el placer de sus clientes, el hotel cuenta con una piscina en la azotea, en la séptima planta. En la terraza, se puede ver el skyline de Barcelona y disfrutar de las horas de sol con un cóctel.

Desde agosto de 2013, donde se ubicaba el antiguo edificio de Ciba, se erige este hotel, segundo del grupo Olivia Hotels. Es el primer hotel de cua­tro estrellas superior en recibir el Certificado de Eficiencia Energética “A” consiguiendo re­ducir en un 54% su consumo de energía y un 61,4% las emisiones de CO2 respecto a un modelo convencional. Este resultado se con­siguió gracias a acciones como las siguien­tes:  campo de captación solar térmica de 220 m2, que aportan el 70% de la energía para la ACS, 6000 metros lineales de luminarias LED y reutilización de aguas grises, previo tra­tamiento, para abastecer los tanques de los inodoros. Además, se ha conseguido una mejora del aislamiento térmico en carpinterías, con ventanas de 7’5cm de gro­sor equipadas con cristales con cámaras de gas Argón. Es por ello que ha recibido la “Mención especial al mejor hotel sostenible urbano”, en el concurso Rethink Hotel.

A estas medidas sostenibles se le une una pasión por los detalles: los productos usados en la limpieza del hotel son ecológicos, proveniente de proveedores dedicados a abastecer a hoteles con alternativas sostenibles. El papel usado es también ecológico y reciclado. Los productos alimenticios son de proximidad, de comercio justo y ecológicos. El restaurante Seventeen ofrece platos de cocina mediterránea con toques gastronómicos modernos, haciendo de la experiencia en el restaurante una auténtica delicia.

En los pasados meses, se ha instalado también un gimnasio en la última planta para el disfrute de sus huéspedes. Después de un día de trabajo o de incesantes visitas, no hay nada mejor que poder disfrutar de las comodidades del Olivia Balmes para hacer de la estancia en Barcelona una experiencia completa y redonda.