Las bolsas de plástico son un elemento nocivo para el medio ambiente, puesto que se producen con materiales tóxicos y su degradación se prolonga a centenares de años. Estas bolsas, de uso diario en todo el mundo, son una gran problemática a la hora de cuidar el entorno, puesto que muchas de ellas van a parar al mar y pueden perjudicar a los ecosistemas que viven en él. Además, el tratamiento de las bolsas es muchas veces muy perjudicial para la calidad del aire, puesto que se queman toneladas cada día, produciendo partículas nocivas para la salud.

Es por ello que cada vez más países se unen para prohibir la distribución gratuita de bolsas de plástico, recurrente en supermercados, tiendas de ropa y otros comercios. A causa de poder conseguir de forma sencilla estos objetos, son muchos los ciudadanos que no conocen el riesgo real de consumir de forma excesiva las bolsas.

bolsa-de-plastico-en-el-mar

En la lucha por retirar las bolsas de plástico se han unido ya países como Estados Unidos, Francia, Canadá, Australia y China, y por último, Marruecos. Estos países prohíben su distribución, exportación e importación. También hay un número elevado de países que reducen el consumo de estas bolsas incentivando a sus ciudadanos para evitar el consumo excesivo de estos recipientes.

Para poder evitar este desperdicio de plástico, la Unión Europea plantea ya una ley que prohíba la distribución gratuita de bolsas en todos los países miembros en 2019, para evitar de esta forma la producción masiva y el mal reciclaje. El problema es de una importancia tan vital que incluso existe el día internacional sin bolsas de plástico, el 3 de julio.

bolsas de plastico

Una medida para evitar un uso excesivo de plástico es utilizar bolsas de materiales biodegradables para hacer la compra, puesto que son bolsas de mayor tamaño y totalmente reutilizables. Otra manera de frenar la distribución masiva de bolsas es reutilizar aquellas que tengamos por casa, de esta forma las bolsas tienen más de un uso y pueden servir en multitud de ocasiones, mientras se espera la prohibición de 2019.