La cadena Melià Internacional decidió hacer del antiguo Sol S’Argamassa hotel el nuevo ME Ibiza abordando una rehabilitación integral del antiguo edificio.

Se aprovechó toda su estructura y, siguiendo la política de la cadena, se trabajó en reducir el impacto ambiental en consumo energético, hídrico, generación de residuos y estudio y viabilidad de las inversiones relacionadas con el ahorro energético y el compromiso medioambiental en reformas y nuevos hoteles.

El edificio rehabilitado cuenta en su planteamiento general con climatización eficiente, utilizando enfriadoras de alta eficiencia con recuperación de calor residual, mejor aislamiento en las distribuciones de fluidos térmicos, que a su vez cuentan con sistemas de distribución eficiente con sistemas de bombeo y ventilación con variación de frecuencia en función de las necesidades, mejora del aislamiento térmico en ventanas, sistemas de monitorización y control energético a través de contadores de consumo por zonas, iluminación LED en zonas comunes y pasillos, etc.

Estas intenciones también entran en las habitaciones del nuevo hotel, que incorporan muchas medidas ambientales, como pueden ser los sistemas domóticos, que ajustan automáticamente la iluminación y la climatización en función de la ocupación o que impiden que la climatización siga funcionando en caso de abrir las balconeras o ventanas al exterior.

También incluyen iluminación LED y de bajo consumo, e incluso electrodomésticos como el televisor y el minibar de alta eficiencia energética.

El esfuerzo va más allá del ahorro energético. La elección de los materiales se ha cuidado para que, por ejemplo, el gres porcelánico de ducha esté fabricado con un contenido de material reciclado de un 42%, o que el suelo esté fabricado con bajas emisiones de contaminantes atmosféricos COV’s. Las maderas utilizadas en pavimentos de terraza, mobiliarios de baño y cabeceros de cama cuentan con certificados ambientales, como PEFC y FSC. Otras piezas de mobiliario como butacas y taburetes cuentan con espumas de poliuretano libres de CFC’s y HFC’s. Incluso los colchones contienen material reciclado.

En cuanto a la gestión del agua, la grifería es eficiente y cuenta con regulador de caudal incorporado, las cisternas no solo son de doble descarga sino que tienen caudal de descarga ajustable y el inodoro cuenta tiene certificado WaterSense, de alta eficiencia hídrica.

Caso ME Ibiza