marc-castells_-flickrLas “Vies Blaves” son un proyecto de dinamización de las zonas regadas por los ríos Llobregat, Anoia y Cardener. Gracias a una mejora de las infraestructuras que siguen los ríos desde su inicio hasta su fin, el turismo de la zona del Llobregat se diversifica y se consigue una mayor afluencia de público en zonas vecinas a Barcelona.

Marc Castells es vicepresidente segundo de la Diputación de Barcelona y titular de Desarrollo Económico Local a partir de 2015 así como anterior delegado de Infraestructuras, Vivienda y Urbanismo. Actualmente es alcalde de Igualada desde hace cinco años.

Hablamos con Marc Castells sobre el turismo de la diputación, la dinamización que pueden aportar las “Vies Blaves” y sobre el turismo sostenible del área de Barcelona.

En primer lugar, ¿de qué manera definiría usted el turismo en el área de la diputación de Barcelona?

Nuestra intención, básicamente, es explicar al mundo que Barcelona es mucho más, y con este lema queremos dar a conocer a los turistas que vienen por el gran atractivo de la ciudad que en el territorio hay mucho patrimonio de todo tipo, de gastronomía, de paisajes, etc. Nuestra intención es explicar que hay muchas actividades y muchos recursos que descubrir en nuestro territorio.

Las “Vies Blaves” son un proyecto que se inicia estas semanas, con tal de mejorar las infraestructuras de los pueblos y ciudades colindantes al Río Llobregat, y de esta manera facilitar el turismo por esta área. ¿Qué cambios se introducen en estas vías y de qué forma permiten aumentar el turismo de la zona?

Es un nuevo concepto, en el sentido que hemos detectado que hay un gran interés en Europa por hacer un turismo activo, que se vincule a través de la naturaleza pero también de la gastronomía, del paisaje y del patrimonio, y por tanto queremos que los ríos principales, como el Llobregat, que es el único río que nace y muere dentro de la provincia de Barcelona, y también afluentes del río, como el Cardener y el Anoia, ríos muy trabajadores y vinculados a colonias textiles, se recuperen. Hemos recuperado estos ríos, que ya no son cloacas a cielo abierto, sino que son ríos saneados. Con ello queríamos hacer un proyecto que englobara la totalidad de los ríos, en total unos 300 km, para crear un sendero, una vía “Blava”. Estas vías van a recorrer los ríos en toda su longitud, y la gente podrá seguir los caminos en su totalidad o en partes y descubrir un paisaje maravilloso.

Las Vies Blaves es un proyecto que puede dinamizar muchos sectores de la Diputación de Barcelona, como puede ser el comercio o el empleo. ¿Qué cambios pueden introducir las Vies Blaves a estos sectores?

Nuestros primeros estudios nos dicen que cuando esté hecho el proyecto en cinco años, periodo que nos hemos marcado para hacer todos los recorridos, las “Vies Blaves” pueden tener un uso de unos dos millones de personas. Por lo tanto, es un uso intensivo que permitirá que se descubran ciudades, pueblos que hasta entonces vivían de espaldas al turismo y que podrán exhibir todo su patrimonio. Los comercios, como los restaurantes pero también los pequeños hoteles rurales podrán beneficiarse de estas rutas. Tenemos la sensación que también fomentarán la nueva incorporación de estos proyectos en los márgenes de los ríos.

Además, hay que remarcar que las Vies Blaves son una manera perfecta de preservar el medio ambiente y el entorno del río Llobregat, además de poder darlo a conocer a un público más amplio. ¿Qué medidas se contemplan para mantener el entorno natural del río?

Este proyecto va de la mano con la Generalitat de Catalunya, que este verano ha inaugurado la depuradora 500 del país, y que a lo largo de los años ha hecho un esfuerzo titánico de saneamiento de nuestros ríos. Esto ha permitido, por ejemplo,  que en el río Anoia se pudieran percibir nutrias después de cien años. Este efecto es tremendamente positivo para poder preservar nuestra naturaleza y devolver los ríos y la flora y la fauna de rivera autóctona. Este hecho nos motiva y nos ilusiona mucho. En cuanto se construyan estos caminos, los ayuntamientos tendrán la responsabilidad de mantener y preservar los márgenes de los ríos, pero también el cauce del río a través de convenios con la Agencia Catalana del Agua, la competente y responsable.

De esta forma, el mantenimiento de los espacios verdes de la Diputación se agranda, dando una importancia mayor a la sostenibilidad, y, por consecuencia, al turismo sostenible. ¿Qué peso le atribuye usted al turismo sostenible en la Diputació de Barcelona y en Catalunya en su totalidad?

Es una importancia estratégica por el efecto que tiene de mantener en todo el territorio el sector primario con el sector del turismo, por parte de todas las personas que se dedican a esta tipología de turismo. Es una buena manera de complementar rentas o incluso de ser la renta principal. Nuestra apuesta tiene que ser que todo el territorio tiene mucho que ofrecer. Por lo tanto, la apuesta por el sector turístico rural de calidad es estratégica, y por ello la vamos a preservar y mantener.

Existen otros proyectos muy ligados a la sostenibilidad y a la dinamización de la zona del Baix Llobregat, como por ejemplo Orgull de Baix. Este proyecto pretende mostrar la vida agrícola de la zona, que evita ser absorbida por Barcelona y se abastece de una de las tierras más fértiles de Catalunya. ¿Contemplan incluir proyectos alternativos de dinamización cultural y turística a las Vies Blaves?

Cuando el proyecto esté terminado, es interesante unir todas las sinergias de las actividades que se llevan a cabo en todas las comarcas por donde pasan las vías, de hecho tendría muy poco sentido no hacerlo. Vamos a ir paso a paso, construir las vías y paralelamente mantener una dinámica de colaboración máxima con los municipios y  con las comarcas para potenciar todo el territorio.

¿De qué manera se realizará la comunicación de las Vies Blaves? ¿Cómo se conseguirá llegar al público objetivo, el turista nacional e internacional?

En la creación de las” Vies Blaves” se instalará una señalización única, marcando la vía del Llobregat, del Anoia y del Cardener, y en principio se ampliará a todos los ríos de la demarcación de Barcelona. Ahora mismo, la Generalitat de Catalunya y su agencia de turismo, cuando muestra al mundo la oferta de turismo activo a nivel de senderismo, sólo puede ofrecer las vías verdes de las zonas de Girona y de la Terra Alta. A partir de este nuevo proyecto, se va a poder ofrecer, además, las ”Vies Blaves”. Vamos a exhibir el proyecto, una vez finalizado, en todas las ferias de turismo europeo para intentar captar a los turistas del centro y norte de Europa que se jubilan con una renta alta y una capacidad importante de realizar turismo activo como un público objetivo de cara al futuro.

Finalmente, ¿qué considera usted sostenibilidad? ¿De qué manera definiría este concepto, tanto en urbanismo como en turismo?

A mi entender, la sostenibilidad es que el incremento de la actividad económica en base al turismo no perjudique  el entorno a nivel medioambiental ni tampoco paisajístico. Desde la Diputació de Barcelona tenemos fórmulas urbanísticas que nos permiten poder incrementar  la generación de riqueza en el ámbito del turismo y la generación de ocupación sin malmeter nuestro legado medioambiental. Creemos que es posible compatibilizarlo totalmente.