En octubre del 2016 Labranda Hotels & Resorts, 24 establecimientos hoteleros en las Islas Canarias y 46 a nivel global (España, Egipto, Marruecos, Turquía, Malta, Grecia e Italia), forma parte del grupo FTI, con base en Munich y conformado por una veintena de empresas anunció que invertiría unos 70 millones de euros en reformar el complejo Stella Canaris siendo que la apertura estaba prevista el 2017. Desde 2013 se encontraba cerrado y en estado de abandono, según ha informado en un comunicado el grupo alemán.

La cadena mantiene su filosofía de rescatar edificios que han sido abandonados y se encuentran en desuso con la idea de darles una segunda oportunidad. En esta ocasión el proyecto pretende transformar este complejo en una oportunidad única para familias, parejas y grupos con una oferta amplia de piscinas, restaurantes, instalaciones de ocio y entretenimiento. El hotel, situado en Fuerteventura fue reconocido el pasado 18 de enero del 2016 en el marco del Concurso Re Think Hotel como uno de los TOp10 mejores proyectos de sostenibilidad y rehabilitación hotelera en España.

El Stella Canaris incluirá una gran cantidad de espacios verdes. Es por esto que se pretende utilizar la técnica “mulching” la cual consiste en cubrir zonas cultivadas con una espesa capa de restos vegetales, que ayuda a proteger los suelos, enlentece la descomposición de la materia orgánica, y disminuye la transpiración del suelo.  A la larga, esta técnica un ahorro de agua y de mano de obra. Con el objetivo de conseguir una mejora energética del hotel se han estudiado diferentes propuestas a implementar como las tuberías con aislamiento térmico, uso de hidrotermia, iluminación LED, iluminación y dispositivos electrónicos inteligentes en habitaciones y doble acristalamiento para evitar la dispersión energética.

La filosofía de la cadena es que no se produzca un contraste demasiado grande entre los establecimientos y su localización, de manera que estos se integren en el entorno natural y cívico del lugar en el que se encuentran. El objetivo es llegar a formar parte de la historia local del destino, y con ello aportar en la generación del destino en sí mismo de forma responsable.

Para ello, se realizan actividades de concienciación ecológica en todos los establecimientos, participando en campañas de reforestación de especies autóctonas (Plántate). De manera interna, el hotel desea integrar a sus empleados desarrollando una conciencia medioambiental mediante un manual de buenas prácticas. Además, se  impartirán formaciones en cuestión de tratamiento y reciclaje de residuos (ECOEMBES).

De cara al cliente se le comunican todas las acciones medioambientales que el establecimiento lleva a cabo como el lavado racionado de toallas, la recogida de plásticos, envases y cartones y la compra de productos con etiqueta ecológica.

Dentro de las certificaciones a las cuales el hotel desea postular están las de Compromiso de Calidad Turística, la ISO 14001 e ISO 9001.

Gran Canaria está demostrando su alto nivel de concienciación medioambiental, en general las Islas Canarias son una de las zonas con mayor participación en el Concurso Re think Hotel y ejemplos como este son de gran valor para el sector.