Ramón Larramendi es un explorador polar español, que, gracias, a sus expediciones por el círculo polar ártico, ha conseguido vivir como un inuit más y aprender elementos imprescindibles de sus vidas. Estas vidas son austeras, sin lujos ni complicaciones, y basan todo su potencial en la nieve. Larramendi aprendió a construir medios de transporte exclusivos para la nieve y el hielo cuando fue un invitado de los inuit, hecho que le ha llevado hasta su última expedición por Groenlandia.

Larramendi, que lleva ya más de 20.000 km recorridos por los lugares más gélidos del planeta, plantea esta vez una expedición en el corazón de Groenlandia de 2.000 km, sólo movido por un trineo ecológico. Este trineo fue diseñado gracias a los elementos que usan los propios inuit, y que se basan en maderas y cuerdas. De esta forma, el trineo es más flexible y versátil, a la vez que es mucho más fácil de reparar.

expedicion-Larramendi-circunnavega-Groenlandia-record_710040219_85980244_667x375

Para que el trineo se mueva, el único combustible usado es el viento. Gracias a 15 cometas de diferentes tamaños, este eco-trineo consigue moverse a toda velocidad entre dunas de hielo y nieve. De esta forma, el impacto ambiental de esta expedición es mínimo, puesto que no se usa ningún tipo de elemento extra para mover el trineo.

La expedición, que durará unos 32 días y que se transcurrirá en el centro de Groenlandia, formando un triángulo, recorrerá 2.000 km en los que se recogerán muestras de nieve y se analizarán las condiciones de vida extremas de estos lugares. Las temperaturas pueden ir de -5 grados a -30. En uno de los puntos del viaje, Larramendi y su equipo, conformado por otros ocho investigadores, ascenderán a la cumbre más elevada de la isla, de 3.207 metros de altitud. Esta ascensión es la que da nombre a la expedición, llamada “Cumbre de Hielo Groenlandia 2016”.

larramendi-trineo-de-viento-2506_1

E l objetivo principal de esta travesía es estudiar los fenómenos de los cambios de temperatura mundiales, además de analizar la nieve y sus microorganismos y la isla de Groenlandia, uno de los lugares más remotos y desconocidos del mundo. El proyecto está financiado por la Sociedad Geográfica Española y Tierras Polares. Al ser un viaje con muy pocos añadidos, sólo se han necesitado 80.000 euros para la construcción y manutención del eco-trineo y para los elementos de subsistencia de los exploradores.

Esta es la sexta expedición de Ramón Larramendi, una de las más difíciles pero también una de las más interesantes. Estaremos expectantes de conocer los resultados de la travesía por la isla helada más grande del mundo.