La Posada del Candil es una casa rural situada en el municipio de Serón, en la Sierra de los Filabres de Almería. Dado su entorno natural, la Posada del Candil ha querido aprovechar todos los recursos que se encuentran en la Sierra para construir un edificio sostenible, ecológico y respetuoso con el paisaje que le rodea.

La Posada del Candil se compone de cinco casas, en las que se pueden alojar dos personas o más, con una capacidad máxima de 28 personas en todo el hotel. Pensando en el bienestar de sus huéspedes, el hotel pone a la disposición de los clientes todo tipo de detalles, como por ejemplo chimenea, televisión o bien gimnasio. Las habitaciones y estancias están decoradas con un estilo de montaña, acogedor pero a la vez moderno.

Este hotel, que busca aunar confort con sostenibilidad, es un ejemplo de construcción ecológica y comprometida con su entorno. Entre los aspectos que definen a la Posada del Candil, encontramos el uso de materiales de proximidad, como piedras, maderas, cal hidráulica, corcho de alcornoque o bien barnices naturales, obtenidos en comunas cercanas o en el sur de Portugal. La Posada se inspira en la construcción de las casas del entorno, respetando la manera de construir de antaño y dejando al aire libre los elementos constructivos, sin añadir decoración innecesaria.

Aún así, el hotel incluye una serie de características novedosas que le hacen ser un hotel a medio camino entre el pasado y el futuro. La Posada del Candil aprovecha los recursos solares de la zona, gracias a la instalación de diez paneles solares. Como otro método de reutilización de energía, el hotel se abastece de una caldera de biomasa que reutiliza los huesos de aceituna. El aislamiento de las estancias se produce con maderas y corchos de origen natural, permitiendo un ahorro energético tres veces superior a otro hotel de las mismas características.

El agua se reutiliza y se economiza, usando decantadores de polietileno, que sirve para regar los jardines autóctonos y el pequeño huerto del hotel. Además, el hotel almacena también el agua de lluvias, un bien escaso en Almería, para ahorrar de esta forma en el consumo de agua.

La luminaria se compone de luces LED, hecho que permite reducir el gasto energético pero también reducir la contaminación lumínica, hecho que ha llevado al hotel a conseguir la certificación Star-Light, que impulsa a los hoteles a reducir su emisión lumínica para volver a disfrutar de las estrellas.

Además de un entorno inimaginable y unas características excelentes, La Posada del Candil pone también a la disposición de sus huéspedes un huerto en el que crecen todo tipo de productos de temporada. Éstos se aprovechan para la cocina del hotel. Existe también un huerto de plantas aromáticas, en las que se encuentra tomillo, romero, menta o hierba buena.

Para más información y reservas, http://www.laposadadelcandil.com/