Movilizaciones sociales, gentrificación, contaminación y contribución al cambio climático son algunas de las consecuencias de la masificación del turismo. Expertos nacionales e internacionales debatieron sobre políticas y buenas prácticas para avanzar hacia un turismo más sostenible en el congreso Tourism Eco Forum, que se celebró el pasado viernes en el marco del Festival VILAMON de Turismo Responsable de Barcelona. El festival, organizado por eco-union, Posidonia Green Festival y Loom Sustainable Experiences, desarrolló su segunda jornada el pasado sábado, con diversas actividades abiertas a la ciudadanía, como la Feria VILAMON, que mostró la oferta de turismo sostenible disponible actualmente en el mercado, así como conferencias, debates, teatro y actuaciones musicales.

people-sign-traveling-blur-large

El turismo de masas es una de las consecuencias más evidentes de la globalización y tiene un impacto directo en los ciudadanos. En ciudades como Barcelona, el turismo ya es visto como el segundo problema más importante por sus habitantes, según la última encuesta de servicios municipales realizada por el Ajuntament de Barcelona, hecha pública este mes de octubre. “Las ciudades juegan un papel fundamental en este proceso y deben impulsar políticas concretas para afrontar este nuevo reto que en muchos lugares, ha generado conflictos y movilizaciones sociales”, explicó Alejandro González, director del programa del Festival VILAMON.

En la sesión que inauguró la jornada, el concejal de Ocupación, Empresa y Turismo del Ajuntament de Barcelona, Agustí Colom, indicó que Barcelona recibe 30 millones de visitantes anualmente y que el “gran reto” del gobierno municipal es ”llevar a cabo acciones concretas que favorezcan que este turismo sea sostenible y responsable”. “Tenemos que ser capaces de gobernar el turismo para tener una ciudad más justa y equilibrada, para lo que necesitamos corregir la situación que se da actualmente en los barrios con mayor impacto turístico”, añadió Colom.

En este sentido, Paolo Costa, director del puerto de Venecia y antiguo alcalde de la ciudad, un símbolo en materia de turismo masivo, explicó: “En Venecia fuimos los primeros golpeados por este turismo masivo, es un problema real y si te anticipas ahora puedes evitar una gran cantidad de problemas en diez años”.

pexels-photo-176398-large

Las consecuencias del turismo masivo sobre el medio ambiente fue otro de los temas abordados en el foro. Esencan Terzibasoglu, directora del programa de Gestión de Destinos de la Organización Mundial del Turismo (UNWTO), organismo dependiente de Naciones Unidas, destacó que el turismo “es responsable del 5% de las emisiones globales de CO2 y contribuye al 4,8% del calentamiento global”. Terzibasoglu subrayó que el turismo mundial ha crecido más de un 50% en el período 2005-2015 y apuntó al Mediterráneo como uno de los puntos más sensibles del planeta: “En el área mediterránea, se espera que el número total de turistas pase de los 300 millones de 2014 a 500 millones en 2030”.

El festival VILAMON se clausuró con más de 90 empresas y profesionales participantes y una veintena de actividades repartidas por la ciudad, como espacios de concienciación sobre la crisis de los refugiados, estrenos de documentales, exposiciones, ferias y obras de teatro.