Se acerca el verano, y con ello las ganas de salir a la calle, a tomar el sol y pasar buenos momentos en lugares idílicos. Los restaurantes lo saben muy bien, y es por ello que la oferta gastronómica en verano es mucho más variada y contempla alternativas más ligeras, frescas y saludables.

Los hoteles, potentes detentores de magníficas terrazas en las alturas de las ciudades, muestran que restauración, descanso y fiesta van de la mano. Es el caso, por ejemplo, del Hotel Mandarin Oriental en Barcelona, que gracias a una amplia oferta gastronómica y de coctelería atrae cada año a los que buscan disfrutar de las últimas horas de sol y de la brisa del atardecer.

DSC_0822

Con la intención de renovar su carta, el hotel, que ya cuenta con magníficos chefs del tamaño de Carme Ruscalleda, propone una serie de platos de cocina tradicional peruana, una gran desconocida en nuestro país. Este tipo de cocina, muy saludable y ligera, se compone muy a menudo de platos de pescado o pequeños entrantes fríos, con una base de limón y de especias. El plato estrella de la cocina peruana es el ceviche, una perfecta combinación de pescado macerado con limón y pimiento que abrirá el apetito de los más curiosos.

Gastón Acurio, reconocido chef de gastronomía peruana, será el nuevo invitado especial para los atardeceres en el Jardín Mimosa, un espacio excepcional en el que poder disfrutar de pequeños placeres de este país de América del Sur. Con la sombra de los árboles, vinos de excelente calidad y bocaditos de ceviche o de Tiradito, el plan que propone el hotel Mandarin Oriental es el más adecuado para dejar atrás el calor de la ciudad y disfrutar de los pequeños placeres del verano.

Mandarin Oriental Barcelona siempre apuesta por aportar lo mejor a sus clientes, que ya pueden ser huéspedes del hotel como residentes de Barcelona. Gracias a una excelente relación calidad-precio, comer en el restaurante del hotel es una actividad más para cualquiera, sin restricciones que separen a los viajeros de los ciudadanos.