Consultor Internacional, Fundador y Presidente de ASEHS-AIDETUR y del Instituto de la Sostenibilidad Turística®, empresa asesora para el Sector Turístico.

Desarrolló la primera Marca de Garantía que se registró en España para la Certificación de la Calidad de Hoteles y Restaurantes: ITQ2000® (International Tourist Quality).

Promotor y Director del proyecto Hoteles Eficientes Sostenibles (HES)®, nueva Norma para el análisis y evaluación de Hoteles que impulsan la sostenibilidad en sus alojamientos.

Autor de más de treinta publicaciones y numerosos artículos en los medios de comunicación del Sector. Profesor del Máster de Gestión y Dirección Hotelera de la Universidad Politécnica de Madrid desde 1982.

Más info: grupoistur.com


Jesús Felipe Gallego . Presidente del Grupo IStur (Instituto de la Sostenibilidad Turística)

Jesús Felipe Gallego . Presidente del Grupo IStur (Instituto de la Sostenibilidad Turística)

¿Cuál es su percepción de la sostenibilidad, entendida como proyecto global de vida?

Me voy a referir al sociólogo brasileño José de Souza Silva que definió el momento que estamos viviendo como un ‘cambio de época’, tal y como indicaba en el trabajo que presentó en Panamá (El Cambio de Época, el Modo Emergente de Generación de Conocimiento y los Papeles Cambiantes de la Investigación y Extensión en la Academia del Siglo XXI-1999). Decía el Dr. De Souza:

Una época histórica, iniciada hace cerca de 250 años con la Revolución Industrial, ha empezado su declinación irreversible. La humanidad asiste al alba de una nueva época. Sin embargo, la época emergente todavía no está clara; las implicaciones de sus características y contradicciones aun necesitan ser críticamente interpretadas. Experimentamos los efectos del embate dialéctico entre las fuerzas e intereses dominantes de la época vigente, que ya declina irreversiblemente, y las fuerzas e intereses emergentes de la nueva época, que todavía lucha por establecerse.

Con este principio de ‘cambio de época’ la sostenibilidad representa el nuevo paradigma del siglo XXI. El mundo, la sociedad actual tiene que revertir la ‘insostenibilidad’ que estamos viviendo, solo hay que mirar el mapa de nuestro planeta para ver lo que sucede y que en los países desarrollados vemos en la televisión tranquilamente sentados (guerras, pobreza, hambre, cambio climático, deforestación, océanos contaminados, ciudades que sufren los efectos de la contaminación, desigualdades, destrozos de las representaciones de las culturas milenarias, desplazados de sus casas y sus países, niños y niñas que no disponen de educación, sanidad, agua, casa, los que huyen en balsas con familias enteras en busca de una mejor vida hartos de dictaduras y salvadores de las patrias, etc.).

La sostenibilidad me ofrece la posibilidad de cambiar y de trabajar por un mundo mejor, donde todos tengamos oportunidades en este nuevo siglo, donde no todo es lo tecnológico, están los valores, los principios, están las personas, no consiste solo en ganar, ganar, ganar para ver quién es el número uno, dos o tres de los más ricos del mundo o de nuestro país. La sostenibilidad es un tema de sociedad, es ‘sí o sí’.

¿Cómo y por qué nace el proyecto IStur?

Nosotros en los años 90,s del siglo pasado estuvimos trabajando en el tema de la calidad. Estaba de moda, los gurús del momento nos enviaban sus recetas (Deming, Crosby, Isikawa, etc.) y creímos que, efectivamente, había que trasladar el mensaje al sector para mejorar la calidad de los productos y servicios. Por eso, hicimos un modelo de análisis, evaluación y certificación, ITQ 2000 como marca de garantía registrada. Como siempre sucede, vienen otros con el apoyo de las subvenciones y de los gobiernos de turno y crean algo parecido. Habría que analizar sus resultados.

Cuando llegó el siglo XXI vimos que la referencia era el tema medioambiental. A través de algunos trabajos que realizamos iniciamos nuestras investigaciones para ver como afectaba al sector. Fuera de España, algunos países ya tenían esta referencia para sus empresas y entornos.

En este análisis que realizamos, nuestra participación en proyectos para Hostelco (100 Años de Hospitalidad, un siglo de Hostelería y Sociedad-2004 y Hotel Universe-2008) nos dimos cuenta que el medioambiente era solo una de las dimensiones del ‘desarrollo sostenible’ y por lo tanto teníamos que analizar la sostenibilidad de una manera integral en sus cuatro dimensiones (económica, medioambiental, social y cultural).

Además, el tema de la calidad estaba agotado por la sencilla razón que hoy en el siglo XXI la calidad es una ‘obligación’. Nadie abre un negocio o no debe abrirlo y mantenerlo ‘sin calidad’…el consumidor no compra ‘no calidad’…Si el consumidor va a un hotel o restaurante y acepta la ‘no calidad’ es su problema.

¿Cuál es el principal objetivo de IStur?

Nuestro principal objetivo es transmitir la sostenibilidad y su aplicación en el sector turístico, principalmente en hoteles, restaurantes o municipios pequeños que son o pueden ser destinos turísticos.

¿Qué requisitos debe reunir un hotel sostenible?

En primer lugar debemos hablar de nuevos hoteles. En este caso decimos que la construcción debe ser sostenible. Hay normas que avalan estas construcciones o en cualquier caso hay muchos arquitectos que están trabajando sus proyectos desde la sostenibilidad. La cuestión es edificar no desde el pasado sino para el futuro.

Si es una construcción que se hizo en otras épocas la respuesta es muy sencilla, ¿qué puedo hacer desde el punto de vista de la sostenibilidad?. Si por ejemplo, hay que hacer remodelaciones o actualizaciones del edificio, de sus espacios públicos o privados tener en cuenta acciones sostenibles (temas de mejora energética, reciclajes, pinturas ecológicas, aislamientos, equipos y materiales que tengan en cuenta la sostenibilidad, productos de limpieza ecológicos, productos de alimentación ecológicos o de proximidad, acciones por la comunidad, etc).

¿En qué consiste la norma Hoteles Eficientes Sostenibles (HES)?

Hemos creado un modelo de análisis, evaluación y certificación, Hoteles Eficientes Sostenibles (HES)® que tiene 1600 Indicadores y en cada uno de ellos se analiza cómo les afecta a las cuatro dimensiones del desarrollo sostenible y a los agentes de interés o stakeholders. Esto permite a la propiedad o la dirección tener un escenario claro de su empresa o negocio respecto a la sostenibilidad

¿Son las certificaciones suficiente garantía de un compromiso real con la sostenibilidad?

No. Las certificaciones tienen el valor que se les da en el momento que se certifican. A partir de ese momento, un hotel funciona las veinticuatro horas del día y la certificación es para esas veinticuatro horas. La pregunta es cómo se puede garantizar. Primero, con el deseo de la propiedad y la dirección de mantener esa certificación actualizada de manera constante. Y lo más importante con una ‘formación continuada’ de las personas, de todos los niveles que trabajan en el hotel para que entiendan su significado, como les afecta y cúal es su responsabilidad. Nuestra experiencia es que la certificación funciona cuando el interés viene de arriba hacia abajo.

¿Qué opinión le merece la planta hotelera española?

España tiene, en general, comparada con otros países una buena planta hotelera. Eso no quiere decir que haya muchos establecimientos que tienen que ponerse ‘en clave del siglo XXI’. Cuando hablan de ‘turismo de calidad, es decir de más ingresos’, también hay que responder con una oferta mejor, más moderna e innovadora. Creo que hay empresas que esto lo están entendiendo y van por ese camino, pero todavía hay otras que necesitan ‘un empujón’. España si quiere seguir siendo una referencia mundial, debe ponerse al día en sus ofertas pues la competencia ya es global. Solo hay que viajar para ver los nuevos establecimientos, sobre todo si hablamos de lujo.

¿Cree que hay suficientes ayudas e incentivos para aquellos hoteles que quieren cumplir con la normativa medioambiental?

Creo que no. El tema medioambiental es una cuestión fundamental que afecta al cambio climático y esto no son palabras sino realidades. Es una cuestión de Estado.

¿Es la sostenibilidad un negocio rentable?

Muchas veces nos plantean esta pregunta. La respuesta es muy sencilla, si no hay rentabilidad no hay sostenibilidad. En nuestra Norma HES, el último Aspecto que valoramos es la ‘Eficiencia Económica’. La empresa debe dar beneficios y ser rentable y en caso negativo no puede ser certificada porque, en definitiva no aplicaría el desarrollo sostenible de manera integral. 

¿Cuál es el mayor hándicap al que se enfrenta la sostenibilidad turística?

El desconocimiento y la falta de formación que para nosotros es lo más importante. Ahora, está de moda la ‘eficiencia energética’ y todo se centra en este tema, cuando en definitiva en un elemento más de la sostenibilidad, no es la gestión sostenible de manera integral, cómo algunos indican

¿Cómo valora la formación medioambiental dirigida a empleados de negocios turísticos?

Creo que sigue faltando formación y esto es una cuestión que se debe iniciar en los colegios, institutos, centros de formación profesional y universidades. Por supuesto, las empresas deben concienciar a sus empleados sobre este y otros temas que tienen que ver con la sostenibilidad.

¿De qué manera puede contribuir el turismo a mejorar el mundo? 

Lo decía bien claro el Secretario General de la OMT, Sr. Taleb Rifal. Mil millones de turistas, son mil millones de mensajes. En el caso de los destinos turísticos, sus empresas, sus gentes representan una oportunidad para enviar mensajes positivos para lograr un mundo mejor para todos.

¿Se impone un cambio radical de rumbo? 

Si no lo hacemos, vamos por muy mal camino. Estamos en un ‘cambio de época’ pero con muchas turbulencias todavía y, aquí en nuestra casa –España-, debatimos de lo ‘divino y humano’ sin dedicarnos a preparar un futuro mejor para las nuevas generaciones. El egoísmo, las ambiciones, los personalismos nos ciegan y no nos damos cuenta lo que se nos avecina si no cambiamos el rumbo. Tenemos un extraordinario país, pero hay algunos empeñados en hacer un país para ellos.