Los hoteles Labranda son hoteles situados en siete países del mundo, entre ellos España, Marruecos, Egipto, Turquía, Grecia, Italia y Malta. En total, unos 38 hoteles repartidos por estos países conforman la potencia de los hoteles Labranda.

El éxito de esta cadena hotelera no sólo se debe a su magnífica localización en los países en los que está presente, sino también a su eficaz gestión medioambiental y su preocupación por el entorno. Gracias a una concienciación activa de cara a sus trabajadores y hacia sus clientes y a sistemas de reducción de consumo de agua, los hoteles Labranda se posicionan como una cadena pionera en gestión medioambiental.

Entre los elementos a destacar de los hoteles, se encuentra el sistema Bathlia, un método aprobado por los criterios europeos medioambientales para reducir la huella hídrica. De esta forma, los hoteles ahorran en agua y permiten reducir el consumo en todas las estancias de sus instalaciones. Este método está estrechamente ligado a la intención de la cadena por reducir el impacto que tienen los hoteles en los lugares en los que están instalados, muchas veces afectados por graves sequías y problemas relacionados con el consumo de agua.

Además de esta gestión eficaz del agua, los hoteles Labranda tienen prevista la certificación ISO 14001 y otros certificados de calidad, como la Q turística o bien el SICTED, certificación otorgada por el gobierno canario que atribuye la calidad turística y medioambiental a los hoteles de la cadena en su territorio. Los hoteles de LABRANDA Hotels & Resorts están presentes en Lanzarote, Gran Canaria, Fuerteventura y Tenerife, ocupando un gran espacio en las cuatro islas y siendo una de las cadenas más reconocidas del archipiélago canario.

Además de un cuidado por el medio ambiente excelente, los hoteles Labranda cuentan con todo tipo de comodidades para sus huéspedes, que pueden acceder a magníficas playas sólo a unos pasos del hotel. Los hoteles Labranda se dividen en seis categorías: Smart & Yummy, Comfort, Charme, Select, Superbeach y Premium. Cada categoría reúne características distintas, según la elección del cliente. Por ejemplo, Smart & Yummy son hoteles boutique más reducidos y gestionados individualmente, en los que el entretenimiento entre amigos y la comida son los puntos más importantes.

LABRANDA dispone de una flota de 30 vehículos disponibles exclusivamente para los empleados, los cuales actualmente se encuentran en proceso de cambio a vehículos híbridos y eléctricos. Estos coches forman parte de la flota sostenible de los hoteles, que también apuestan por hacer un esfuerzo en cuanto a la reducción de la contaminación atmosférica.

En definitiva, los hoteles Labranda son una buena opción a la hora de reservar un hotel donde disfrutar de unas vacaciones cerca del mar. Su magnífica localización convierte a estos hoteles en un alojamiento imprescindible para disfrutar de unas vacaciones de desconexión, playa y sol. Además, su concienciación por el medio ambiente convierte a la cadena en un ejemplo para otros hoteles del mundo, siendo una muestra de innovación hotelera.