Tratándose de un hotel en una zona de alta montaña (Formigal), las necesidades térmicas del edificio y el coste que ello representa son un factor clave para la sostenibilidad económica del mismo.

La producción de calor contaba con una caldera de gasóleo, con un rendimiento del 75% (90% según catálogo), un consumo anual de unos 110.800 L de combustible, y representando una factura energética anual que alcanzaba los 101.720€. Si bien el consumo del edificio se prevé estable, el precio del gasóleo se estima que irá creciendo gradualmente con el paso del tiempo. Considerando esta evolución de los precios, los gastos energéticos medidos en euros, fácilmente pueden superar los 200.000€ anuales dentro de 11 años.

A partir de este cálculo se decide emprender la sustitución de la unidad de generación de calor existente por una nueva caldera de biomasa. Se trata de una caldera HERZ Biomatic de 500kW, con un rendimiento declarado del 93’3% (del 83% real ensayado en instalaciones comparables), con un depósito de inercia de 5.000l, un sistema ciclónico para la depuración de humos de escape, el sistema hidráulico para conectar con la instalación existente, los equipos de contaje de energía, el cuadro eléctrico para alimentar la sala y los dispositivos de regulación y control. Todo integrado en un nuevo volumen construido anexo al hotel, de modo que no se reduce la superficie del mismo ni se interfiere en su uso durante las obras. El silo de combustible enterrado, de 126m3, se alimenta por una rampa en su parte superior. El combustible que utiliza es la astilla forestal, proveniente de explotaciones cercanas (a menos de 120Km), y con garantía de suministro por contrato durante 10 años. Todo el nuevo sistema satisface el 98% de la demanda térmica del hotel.

La mejora supone una reducción de emisiones de 300.000 Kg de CO2 anuales y unos ahorros económicos sustanciales, que durante los 10 primeros años varían en función del tipo de financiación elegida, pero llegando en todos los casos a un ahorro de cerca de 120.000€ en el año 11.

Para los 10 primeros años el ahorro económico depende del tipo de financiación que se haga. Financiando la inversión inicial con fondos propios del hotel el ahorro económico en combustible ya en el primer año llega al 49’3% de la factura anterior, y queda en solamente 50.125’47€. Sumando los ahorros previstos en los 10 primeros años el total de ahorro acumulado es de 501.378’01€. Con una financiación por parte de la ingeniería que instala los nuevos equipos (Gebio JG) el ahorro acumulado durante los 10 primeros años es de 316.396’55€.

Hotel Saliecho