El Hotel Regencia Colón se sitúa en pleno centro de la ciudad de Barcelona, al lado de la plaza de la Catedral, dentro del casco viejo. El hotel fue finalista del concurso Re Think Hotel recibidó el pasado 18 de enero del 2016 la mención especial al “Proyecto con las mejores soluciones pasivas” otorgado por Don Javier Álvarez, Responsable de Producto de STO Ibérica patrocinadores del Concurso Re Think Hotel.

La propiedad encargó su reforma para convertirlo en un hotel de 5 estrellas con el mismo número de habitaciones, consiguiendo ser así un referente en la ciudad y con unas premisas muy claras: adaptar el hotel actual a los nuevos requerimientos de habitabilidad y a las nuevas necesidades.

Adaptar el Hotel a las personas con movilidad reducida, mejorar el confort interior de los espacios de pública concurrencia y de las habitaciones; dar un fuerte carácter urbano al edificio sin modificar la materialidad ni las condiciones de composición del edificio existente y por último, mejorar la eficiencia energética y la sostenibilidad con un nuevo criterio para la solución de las instalaciones, aislamientos térmicos y acústicos eficaces y sistemas pasivos de confort ambiental.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Así mismo el proyecto contempla reformular todos los espacios del hotel y ampliar el edificio con un volumen para poder cumplir con la demanda de mayor superficie de las habitaciones y espacios comunes. Con esta volumetría se resuelva así la interrupción de ordenación existente de las edificaciones colindantes completando la manzana, mejorando su calidad urbana.  Dentro de la propuesta y en la planta baja, se busca una mayor relación con la calle mediante varias estrategias: se desplaza la posición del acceso a la esquina para enfatizarla desde las dos calles que la delimitan, se baja la cota de la planta baja, que actualmente se encuentra a 1,37m por encima de la rasante, eliminando así la barrera arquitectónica que actualmente supone; se bajan aberturas de planta baja hasta nivel de calle manteniendo los criterios compositivos de su envolvente pero al mismo tiempo se establece un nuevo juego de dobles alturas y visuales. Un resultado final llena de urbanidad un edificio estratégico en el núcleo del caso antiguo. A nivel de fachada se actúa con dos conceptos claros: Se rediseñan loss huecos, respetando su proporción y composición original pero permitiendo una mayor entrada de luz natural y contribuyendo a mejorar las prestaciones térmicas y acústicas de los espacios interiores. Se realiza un trasdosado exterior con Sate que mejora exponencialmente las cualidades aislantes del edificio.

La intervención se plantea como una mirada global, capaz de dar respuesta tanto a los aspectos más técnicos de la construcción como a los relacionados directamente con el confort del cliente y los trabajadores.

El equipo de arquitectura, L&L Vives arquitectura de Barcelona, lo tiene claro y es que la reducción de emisiones pasa por modificar tanto las pasivas como las activas y la previsión de reducción de consumos es notable tocando así la reducción de demanda energética, de consumo de agua y ACS.

Los parámetros “verdes” con los que se rediseña el hotel son característica principal para la reorientación de la estrategia de marketing. Se busca que los valores de ahorro, eficiencia y sostenibilidad formen parte del compromiso del hotel hacia la sociedad y el medioambiente. Las estrategias para transmitir estos valores buscan la transversalidad e implicación haciendo partícipes a los trabajadores del hotel, clientes y proveedores. Con ello, el hotel prevé contar con un manual para el desarrollo eficiente y sostenible así como de uso del edificio, transparencia y visualización de datos mediante sistemas de monitorización y estrategias de visualización dirigidas al huésped.

Este hotel de finales de los 50, se transforma en un hotel del nueva generación.

NOTA: derechos de imagen de los renders propiedad de L&L Vives arquitectura