El hotel La Mola, parte de la cadena DoubleTree by Hilton, se sitúa en Sant Llorenç de Munt, en Cataluña. Rodeado de naturaleza y de formaciones montañosas y rocosas, el entorno no puede ser más idílico para pasar unos días en compañía de la familia, la pareja  o los amigos, o bien en un viaje de trabajo.

De un diseño espectacular y todas las comodidades posibles, el hotel es un ejemplo de cómo sostenibilidad y confort pueden unirse para ofrecer el mejor servicio a sus huéspedes. El hotel cuenta con suites diseñadas acorde a las necesidades de los clientes: suites para estancias de negocios, familiares o para personas con movilidad reducida.

Pensado para ser un referente en sostenibilidad, el hotel ha sido diseñado para aprovechar al máximo los recursos naturales de la zona, como la luz natural o la energía solar. Gracias a la implantación de paneles solares y la instalación de una caldera de biomasa, se ha conseguido reducir en un 34% el gasto energético de las instalaciones. Además, la fachada ha sido construida con el sistema Free Cooling, que permite aislar térmicamente las instalaciones y reducir, a su vez, el consumo energético.

La Mola ha sido pensado para mimetizarse con el entorno, ya que está rodeado de vegetación y naturaleza. Es por ello que su fachada no alcanza los diez metros, para que el impacto que pueda tener dentro del paisaje sea mínimo. En los jardines abunda la vegetación autóctona para, de esta manera, preservar el entorno privilegiado en el que se encuentra.

El hotel cuenta también con una estación depuradora biológica en la que se recuperan y tratan las aguas grises. El reciclaje es una práctica muy presente en el hotel, a través de la formación que recibe el personal  y de la comunicación sostenible que se realiza de cara a los huéspedes,  para reducir de esta manera el impacto de los residuos generados. La Mola sigue las recomendaciones de la guía de sostenibilidad de las Naciones Unidas, potenciando de esta forma el uso responsable de los productos y servicios ofrecidos por el hotel.

La gastronomía es un punto importante para el hotel, que cuenta con un restaurante propio, diseñado especialmente para ofrecer menús saludables y respetuosos con el medio ambiente. La oferta culinaria es inmensa y varía según los días de la semana.

Fusionando calidad, sostenibilidad y lujo, La Mola es una opción segura para pasar unos días de tranquilidad o de negocios sin igual.