El hotel Heredad Beragu se sitúa en Gallipienzo, municipio de Navarra. Gallipienzo es uno de los pueblos más antiguos de la región, y fue uno de los bastiones más importantes de la defensa contra la invasión musulmana en el siglo IX. Gracias a una magnífica conservación, el pueblo se rodea de un entorno natural de gran valor inmaterial, en el que se puede disfrutar de la Reserva Natural de la Caparreta, entre otros muchos parajes naturales que no dejan indiferente.

Heredad Beragu cuenta con nueve habitaciones, todas ellas decoradas con todo detalle, con muebles de madera y de estilo agrochic acordes con la filosofía del hotel. Ocho de las habitaciones tienen vistas al magnífico entorno que rodea el hotel, visible a través de ventanas de arco que dejan volar la imaginación.

El hotel se compone de cuatro casas antiguas rehabilitadas de forma sostenible. El proyecto de reformar estas casas para convertirlas en hotel se realizó a cargo de Francisco Javier Guisasola Pérez-Garmendia como arquitecto y Israel López González como arquitecto técnico. Tres de las casas rehabilitadas se encontraban en ruinas en el momento de la reconstrucción. Para poder crear el magnífico hotel, se utilizaron materiales reciclados y de bajo impacto medioambiental, como vigas de madera, tejas árabes, solerías hidráulicas y de barro manual y forja. Uno de los elementos constructivos más interesantes es la recuperación de elementos ya existentes en las casas, que se rehabilitaron con medidas respetuosas con el entorno.

El hotel se construyó también gracias a elementos naturales como arena muerta y cal, prescindiendo prácticamente del todo de cementos. La pintura de la casa se obtuvo gracias a tintes naturales realizados con morteros y cal, por lo que están libres de elementos tóxicos. Con el afán de abastecerse de energías renovables, el hotel cuenta con una caldera de biomasa para la calefacción, placas solares y un sistema de aerotermia. Todos los grifos tienen reductores de presión, para así reducir el gasto personal de las habitaciones. A modo de abastecerse totalmente con energías renovables, Heredad Beragu es miembro de la cooperativa Som Energia, con la cual se provee de energía producida a través de eólicas.

Además de ser un hotel sostenible por su construcción, Heredad Beragu cuida minuciosamente el uso de energía y el reciclaje de los residuos producidos. El reciclaje es sistemático, y los productos utilizados para el cuidado de las habitaciones y del tocador son ecológicos. Los residuos orgánicos van a parar al huerto del hotel, puesto que se realiza compost con ellos.

Finalmente, el toque estrella del hotel es su oferta gastronómica, totalmente compuesta por productos locales y ecológicos. Heredad Beragu se encuentra en una zona de sólo 90 habitantes, por lo que la adquisición de los productos en huertos de proximidad dinamiza de forma espectacular la economía de la región.

Heredad Beragu es una opción perfecta para realizar una escapada de la rutina, en la que desconectar y adentrarse en la vida rural de la región de Navarra.