Las vacaciones empezaron para muchos hace ya más de un mes, pero aún los hay que siguen en las oficinas, soñando con que llegue el momento de salir por la puerta y adentrarse en algunas semanas de descanso, viajes y turismo. Este año, recomendamos los mejores planes sostenibles para no perder ningún segundo de las vacaciones, pero sin perjudicar el entorno y el medio ambiente.

Los hay a quien les gusta navegar por el mar, cerca de la las costas del Mediterráneo o en las Islas Baleares, perdiendo de vista el horizonte y tomando el sol en la cubierta de veleros, yates o lanchas. Para los amantes de la navegación, existen ahora múltiples opciones para convertir el paseo en una acción sostenible. Por ejemplo, navegando en un barco sostenible. Existen ya varios modelos de marcas diferentes con motores híbridos que permiten reducir el uso de combustible en enormes cantidades. El megayate Wider 150 es un ejemplo de ello, puesto que combina diesel con energía eléctrica para mejorar la eficiencia de los motores y no contaminar los mares de forma excesiva.pexels-photo-116651-large

Para aquellos que no puedan separarse de sus mascotas y prefieran quedarse en tierra, existen múltiples hoteles rurales que aceptan la entrada de perros en sus instalaciones, además de proporcionar lo necesario para que las mascotas descansen igual de bien que sus amos. Esta opción es un dos en uno: a la vez que descubrimos los parajes naturales más maravillosos de España y podemos disfrutar de las casas rurales más sostenibles del territorio, nuestros animales pueden hacerlo con nosotros, ya que ellos también necesitan desconectar de la rutina. Las comunidades en las que los más peludos de la casa son mejor recibidos son Almería, Huelva y Sevilla.

pexels-photo-115025-large

También los hay que prefieren pasar sus vacaciones mirando las estrellas, sin importar la comodidad de los alojamientos. Para ello existen los campings, lugares donde poder acampar sin muchas restricciones, y disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor. Cada vez son más los campings que contemplan medidas sostenibles y de reciclaje, para así asegurar una experiencia todavía más cercana al entorno. Éstos abundan en todo el territorio, sobretodo en  Catalunya, Galicia y Navarra y el País Vasco. Algunos ejemplos son el camping Murkuzuria, en Navarra, o bien el Vinyols Camp, situado en Catalunya.

pexels-photo-large

Finalmente, la elección a la hora de comer es también muy importante, incluso la parte más decisiva de un viaje para muchos. Existe una enorme red de restaurantes de km.0 y proximidad en todo el territorio español, adheridos a la red Slow Food. En todos ellos, se puede disfrutar de la mejor comida local y de temporada, evitando productos químicos y demás elementos nocivos para la salud.

pexels-photo-large (1)

En definitiva, el verano nos abre las puertas a un mundo interminable de opciones respetuosas con el entorno. Cada vez son más los alojamientos, restaurantes y actividades que contemplan la sostenibilidad como un factor imprescindible en su oferta, y esto sólo es el principio.

¡Felices vacaciones!