El Refugio de Cristal es un hotel situado en el municipio de Hontanar, en Toledo. Rodeado de parajes naturales de gran interés turístico, como el Parque Nacional de Cabañeros, el entorno del hotel convierte la estancia en un momento mágico donde desconectar y olvidar la rutina. Otro gran atractivo del entorno del Refugio de Cristal es la posibilidad de visitar el Yacimiento Arqueológico de Malamoneda, en el que se pueden observar restos de civilizaciones visigodas, musulmanas, hispanorromanas y medievales.

El Refugio de Cristal se compone de cinco habitaciones dobles y una suite, lo que lo convierte en un hotel pequeño pero con mucho encanto. Poseedor de tres espigas, el máximo posible en la certificación de casas rurales, el hotel cuenta con todos los servicios necesarios para proporcionar la mejor estancia a los viajeros. Una de estas habitaciones está equipada con servicios para personas con movilidad reducida, hecho que permite a las personas con problemas de accesibilidad poder disfrutar de este hotel perdido entre montañas, ríos e historia.

En cuanto a sostenibilidad, el Refugio de Cristal contempla varias características de ahorro energético y de agua. De esta forma, esta casa rural es uno de los alojamientos más sostenibles de la zona. En primer lugar, el hotel recoge las aguas de lluvia y las reutiliza para el riego. Las aguas grises son reutilizadas para llenar cisternas y otras instalaciones sanitarias. Todas las habitaciones cuentan con ducha, hecho que permite reducir el consumo de agua. En cuanto a la energía utilizada para mantener el hotel, se usa una caldera de biomasa que proporciona el calor necesario sólo a partir de huesos de aceituna. La climatización, al igual que la iluminación, es de bajo consumo, elemento también participativo a la hora de reducir emisiones y consumo.

El reciclaje y el tratamiento de los residuos es un elemento muy importante para El Refugio de Cristal, que cuenta con una depuradora propia que permite reducir el vertido en un 90%. Todos los residuos son separados para el posterior reciclaje desde su origen. Además, se evitan los envases individuales en productos de baño, para así reducir el consumo de plástico, y las habitaciones se mantienen gracias a productos de limpieza bio-degradables.

El Refugio de Cristal es considerada una casa bio-climática, puesto que se abastece del calor del sol como una fuente climática primordial. Es por ello que la casa ha sido construida orientada hacia el sur, para un mayor aprovechamiento de las horas de sol, y cuenta con ventanales que permiten la circulación de aire natural en las habitaciones en los días más calurosos. Además, el hotel cuenta con placas solares para recoger energía solar.

Gracias a su entorno, El Refugio de Cristal puede ofrecer una oferta turística y gastronómica muy variada. El hotel cuenta con numerosas rutas para los viajeros, talleres para los más pequeños y aulas de educación ambiental. En cuanto a la alimentación, el hotel se abastece de productos de proximidad y de productores locales, participando a su vez en el desarrollo de la zona.

Finalmente, el Refugio de Cristal colabora con asociaciones benéficas para la mejora de la situación de las aves rapaces de la zona y para la manutención de los niños en riesgo de exclusión social por discapacidades de El Salvador.

El Refugio de Cristal es la opción perfecta para perderse entre naturaleza y disfrutar de unos días de desconexión de la atareada vida del día a día.