El pescado en Europa, desde hace ya unos años, sufre un tremendo descenso de su existencia debido al consumo en masa de los humanos, nuestra contaminación marítima y las malas prácticas de pescadores y otros profesionales del mar. Es por ello que la Comisión Europea ha decidido alzar su voz para concienciarnos sobre el consumo sostenible de pescado en toda Europa.

A través del programa Inseparables, y bajo el lema “criado en la UE”, la Unión Europea pretende animar al consumidor a elegir pescado producido por la acuicultura, una manera de cría segura tanto para el ser humano como para el pescado. Ello puede parecer contrario al pensamiento general, puesto que normalmente se toma a la acuicultura como una manera nociva de “cultivar pescado”.

pexels-photo-66218-large

La acuicultura se presenta como una alternativa al consumo de pescado en libertad, dado que permite reducir el gran impacto medioambiental que conlleva consumir pescado no criado en piscifactoría. Gracias a la acuicultura, todos podemos disfrutar de pescado, hecho que sería imposible si tuviéramos que abastecernos de los recursos naturales.

pexels-photo-26438-large

La acuicultura es un método seguro y saludable de criar a peces en cautividad. Los peces reciben una alimentación sana y equilibrada y son revisados constantemente para prevenir cualquier enfermedad. Además, las piscifactorías suelen ser locales, contratando a personal de la zona y criando pescado de proximidad.

fish-market-seafood-fish-called-rothmans-48820-large

Un cambio en el consumo de pescado puede hacernos reaccionar sobre el pésimo estado del mar y ayudar a protegerlo.