Las agencias de viajes del estado han visto este verano un incremento de sus ventas del 8%, siendo éste un porcentaje muy favorable para el sector del turismo español. El aumento se debe a la dinamización de la venta de viajes gracias a las nuevas tecnologías, que facilitan el contacto directo entre viajero y agencia. Rafael Gallego, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV),  declaró que “parte de este incremento se debe a la profesionalización y especialización de las agencias tradicionales. También, gracias a las agencias de viajes, llegan más turistas extranjeros. A través de internet, las agencias están atrayendo a un mayor número de turistas de fuera de nuestras fronteras. Turistas en su mayoría provenientes de Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y los Países Bajos”.

pexels-photo-130111-large

“Un 83% de los turistas españoles ha escogido quedarse dentro de nuestras fronteras siendo la Costa del Sol y la levantina, el archipiélago balear junto con el canario, los destinos preferidos. Esto ha ayudado a mejorar la ocupación hotelera en nuestro país”, aseguró Rafael Gallego.

La reserva anticipada, que había desaparecido en los últimos años, vuelve a aparecer en la mayoría de familias españolas. Los motivos: planificar mejor el viaje, dedicar el presupuesto deseado y aumentar la duración del mismo. Al igual que el año pasado, el coste del viaje se sitúa entre los 500 y los 1000 euros semanales por viajero, si bien varía considerablemente en función del destino.

Por último, este verano se ha podido constatar que agosto ya no es el mes de vacaciones por excelencia de los españoles. Cada vez es más frecuente que el viajero español se reserve algunos días de vacaciones para disfrutarlas durante el año, sea en puentes o en semanas de vacaciones. Un ejemplo de ello es el éxito de la España Verde, el turismo rural y sostenible español, durante los meses de septiembre y octubre.