El hotel El Castaño Dormilón es un hotel boutique situado en Ortigueira, en Galicia. Gracias a su maravilloso entorno y a una rehabilitación eficiente, este hotel se considera uno de los hoteles más sostenibles de la zona.

El Castaño Dormilón se compone de tres pisos, en los cuales se reparten las estancias: once habitaciones, de las cuales ocho son dobles, una habitación abuhardillada y dos habitaciones abuhardilladas especiales, que disponen de un mayor espacio. Las habitaciones abuhardilladas ocupan la tercera planta del hotel, disfrutando de las mejores vistas, de una luz espectacular y de unos servicios que no dejarán indiferente a nadie.

El hotel abrió sus puertas en agosto de 2010, tras una exhaustiva reforma de un edificio de piedra, antigua escuela de la zona. El edificio aún conserva elementos de su forma original, pues la rehabilitación se realizó a partir de los materiales preexistentes. Uno de ellos es la pizarra, material muy usado en la zona por su abundancia, que se usó para el tejado del hotel. El nombre del hotel rinde homenaje al material noble del edificio, que se compone de madera de castaño de cien años de antigüedad. Las vigas y tijeras se recuperaron del edificio anterior, tratándolas y puliéndolas para mejorar su estado.

Los materiales reciclados y sostenibles no son la única medida responsable que usa el hotel. Debido a un gran respeto por el entorno, el hotel decidió, desde su apertura, utilizar energías renovables. Es por ello que el hotel cuenta con placas solares para recuperar energía solar y con una caldera de biomasa adaptada para mantener las estancias a la temperatura perfecta todo el año. Además, toda la luminaria del hotel se compone de luces LED y otros sistemas de bajo consumo. Gracias a estos elementos, el hotel se enmarca perfectamente en las medidas sostenibles de la zona.

No sólo se apuesta por la sostenibilidad, pues el Castaño Dormilón da mucha importancia al diseño de sus habitaciones y a los elementos que las componen. Todas las estancias del hotel están decoradas con un estilo moderno pero a la vez muy ecléctico, puesto que se reutilizan elementos del propio edificio y se mezclan con mobiliario vanguardista y colores llamativos.

El entorno del hotel, que se sitúa entre el Cabo Ortegal y la Estaca de Bares, dos lugares impresionantes de la costa gallega, permite a los huéspedes conocer el Atlántico como nunca lo habían hecho. Galicia es famosa por sus playas paradisíacas y sus acantilados, por lo que pasearse alrededor del hotel, hacer senderismo o incluso viajar en velero son actividades que el propio hotel propone a los viajeros. La actividad más curiosa: la equinoterapia, un retiro espiritual para personas y caballos, en la que descubrir la calma de la naturaleza y de los animales.

El Castaño Dormilón se preocupa también por proporcionar alimentos de proximidad y ecológicos. Para ello, el hotel se provee de un huerto ecológico y de una panadería de la zona, que cada día cambia la variedad de sus productos. Además, el hotel ofrece conservas de alta calidad y proximidad en las cenas, tradicionales de la zona y de calidad insuperable.

El Castaño Dormilón pertenece a la Asociación de Turismo de Ortegal, desde la que se pretende crear un consorcio de entidades tanto públicas como privadas para mejorar las condiciones de las empresas de la zona y dinamizar no sólo el turismo, sino las actividades de los habitantes de Ortegal, todo ello bajo una óptica sostenible.