Desde hace unos años, el turismo rural en nuestro país ha conocido un crecimiento importante respecto a sus reservas, puesto que en la actualidad existen muchos más establecimientos que acogen a huéspedes en búsqueda de desconectar de las grandes urbes y descubrir la naturaleza española.

dawn-nature-sunset-people-large

Aún así, el turismo rural se considera aún una actividad para realizar en grupos grandes: la mayoría de habitaciones acogen a un número elevado de personas, con capacidades de hasta 16 personas. Pero, ¿qué pasa con las escapadas de fin de semana en pareja o en familia? Sólo el 19% de las habitaciones en casas rurales están destinadas a acoger a dos, cuatro o seis personas, puesto que se ha creído hasta ahora que el turismo rural no convence a los grupos reducidos. Craso error: según Hosteltur, la demanda en turismo rural entre parejas asciende a un 51,7%, mostrando que existe un interés no recíproco en alquilar alojamientos en medio de la naturaleza.

wood-village-house-grass-large

Con el auge de este tipo de turismo, salen a la luz otros fallos que el sector debería mejorar: la accesibilidad o el entretenimiento infantil son algunos de ellos. Al ser alojamientos normalmente antiguos, muchos de ellos necesitan reformas para adaptarse a las necesidades de todos los públicos. La accesibilidad no es una cuestión de moda, sino una herramienta para poder democratizar el turismo.

Así pues, por mucho que el turismo rural vea aumentado su éxito, faltan aún muchas medidas para poder proporcionar aquello que todos necesitan para pasar unas vacaciones inolvidables rodeados de parajes y atracciones naturales.