Rodeado por el Parque Natural de Sant Llo­renç del Munt i l’Obac, situado cerca de Te­rrassa, en la provincia de Barcelona, el Ho­tel & Conference Center la Mola consigue minimizar su impacto ambiental mediante múltiples estrategias de ahorro y buena gestión de los recursos. La planta de bio­masa y el uso de paneles solares, de modo coordinado con sistemas de enfriamiento natural y la optimización de las instalacio­nes consigue reducir el consumo energético total del complejo en un 34%.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En base a estos ahorros y a las emisiones asociadas a los sistemas energéticos se ha conseguido obtener la mejor calificación energética po­sible, una A. El aprovechamiento de la luz natural para dar servicio a los espacios inte­riores también es una baza importante que se aprovecha y que, entre otros beneficios, conlleva un aumento de la productividad laboral del personal que se estima que se sitúa entre el 4 y el 8%. Se favorece el uso de sistemas de movilidad sostenibles, como bicicletas, bugguies eléctricos, y se dispone de un punto de recarga para coches híbri­dos y eléctricos.

También se fomenta el uso de productos ecológicos y de proximidad, especialmente en la restauración. En cuan­to al agua se aprovechan las aguas grises, después de su tratamiento, para el riego de las zonas vegetadas, y también del acuífero natural para cubrir parte de las necesidades del hotel.

Un subproducto de la quema de biomasa, la ceniza, se reaprovecha para la elaboración de compost, que se usa en la misma finca, de modo que la valorización final de la biomasa es todavía más prove­chosa. Se apoya el conocimiento del pa­trimonio cultural de los alrededores con las rutas por el parque natural y los trabajos de restauración llevados a cabo en una Ermita del S.XVII próxima.