Con un total de 56 banderas azules, cuatro más que el año pasado, las playas de las Islas Canarias serán reconocidas con esta certificación ambiental a partir de junio de 2016, momento en el cual éstas ondearán por todo el territorio canario.

Con un total de quince banderas en Tenerife, doce en Gran Canaria, seis en Lanzarote, otras seis en Fuerteventura, cinco en la Palma y una en la Gomera, todas las islas y territorios del archipiélago canario han sido galardonadas con la certificación, muestra de un ejemplar esfuerzo por mejorar las condiciones ambientales de sus playas. Las Islas Canarias, que ya disfrutan de playas paradisíacas y de rincones escondidos donde disfrutar del mar y el sol, podrán de esta forma ampliar su turismo ambiental y respetuoso con el entorno.

Lobos

Las banderas azules son certificaciones que muestran la calidad ambiental de playas y puertos. En un afán por conseguir mostrar las condiciones ambientales de los lugares donde el turismo es masivo, y para poder preservar de esta manera el entorno de estos parajes, las banderas azules se otorgan tras una serie de requisitos sostenibles. Al conseguir la bandera azul, la playa o puerto se considera un paraje sostenible y respetuoso con el medio ambiente, consiguiendo de tal manera atraer a un público interesado en la sostenibilidad y concienciado con este aspecto.

España es líder en el mundo en relación al número de banderas azules con las que cuenta, que ya son 686. Gracias a esta certificación, se muestra que, cada vez más, existe una intención por preservar el entorno de nuestras playas, asegurando de esta forma un turismo responsable y sostenible.