El Basque Culinary Center, con el afán de premiar a los mejores chefs internacionales con vertiente social, ha escogido a veinte chefs de países distintos. Estos chefs dedican parte de su trabajo a mejorar la situación de miles de personas a través de la gastronomía y la restauración.

Estos chefs, finalistas del premio Basque Culinary World Prize, llevan años construyendo una relación estrecha entre cocina y causas sociales. Entre ellos: Alice Waters, de Estados Unidos, Angel León, español o bien Kamilla Seidler, de Dinamarca. Cada uno de los veinte finalistas tiene un proyecto profesional estrictamente ligado a la cocina y a la causa social.

Entre los proyectos de los cocineros, podemos destacar World Central Kitchen , una cocina creada especialmente para los afectados del huracán Katrina. Su  creador, José Andrés, español, creó esta red de ayuda a locales desprovistos para poder abastecer a la población. También destacamos el proyecto de Leonor Espinosa, de Colombia, que a través de su asociación Funleo pretende reivindicar las tradiciones culinarias y el uso de productos autóctonos de los pueblos nativos de Colombia. A través de la fundación, se imparten clases de cocina y se da formación a agricultores de la zona.

funleo_dt

El jurado del Basque Culinary World Prize decidirá el 11 de julio el ganador del premio, ya sea por sus proyectos sociales vinculados a la cocina como por su implicación con el medio ambiente. Los chefs encargados de dar el veredicto serán Ferràn Adrià, Joan Roca, Gastón Acurio, Alex Athala o Enrique Olvera, entre otros reconocidos chefs de diferentes países del mundo.

Aun así, y por mucho que haya un solo ganador, todos los chefs escogidos en este certamen merecen el reconocimiento de la sociedad, puesto que, gracias a sus innovadores proyectos, consiguen día a día cambiar la realidad de muchas personas, y todo ello a través del paladar.