El Vincci Albayzín ocupa un edificio de típica estructura andaluza tradicional en el que destaca un impresionante patio interior que sirve de fuente de luz natural a las diferentes estancias.

El hotel aprovecha al máximo la luz natural para ahorrar energía y ganar en calidez. El patio está decorado con elementos típicamente andalusíes a partir de colores claros que permiten aprovechar al máximo la luz natural, a la vez que introduce vegetación y elementos acuáticos. Además, se ha sustituido toda la iluminación por LED dados los beneficios comprobados por la cadena hotelera (ahorro de electricidad, aumento de vida útil, menor mantenimiento, etc).

El ahorro de agua se potencia concienciando a los usuarios y al personal, así como uso de elementos de reducción de consumo como perlizadores, duchas reductoras de caudal y cisternas de doble descarga. Además se lleva a cabo un mantenimiento exhaustivo de fugas y sobre consumos (un inodoro que tiene una fuga puede llegar a gastar unos 20.000 litros al año), así como pequeños gestos de gran repercusión, como dejar los grifos correctamente dispuestos, lo que evita un derroche de hasta 800 litros al mes por goteo.