Carsten Hoffmann, director general de Lufthansa para España y Portugal 2Lufthansa es una compañía aérea alemana fundada en 1926 en la ciudad de Colonia. Desde 2009, se considera la aerolínea más grande de Europa, por su gran número de vuelos diarios. Lufthansa vuela a 197 países internacionales, abarcando Europa, Asia, América y África. En 1997, junto con otras 4 aerolíneas, Lufthansa fundó la Star Alliance, la alianza de compañías aéreas mundiales, facilitando el contacto entre aerolíneas y la seguridad a bordo. A través de su Responsabilidad Social Corporativa, Lufthansa lucha por reducir las emisiones de sus aeronaves y permitir un transporte eficiente y, a su vez, sostenible.

Hablamos con Carsten Hoffmann, Director General para España y Portugal de Lufthansa sobre la sostenibilidad aérea, las nuevas técnicas aéreas para reducir emisiones y el futuro de la aviación a través del respeto por el medio ambiente.

Lufthansa es una compañía con un peso muy importante en el transporte internacional de pasajeros, pues se considera la primera aerolínea de Europa. ¿Cómo definiría la situación actual del transporte aéreo en Europa y en el mundo?

 La situación actual del sector de la aviación se podría describir en cinco puntos clave:

-Seguridad. Tanto para el Grupo Lufthansa, como para otras aerolíneas, la seguridad es una prioridad, además de un eje fundamental en la industria.

-Competencia de las aerolíneas del Golfo para las compañías aéreas tradicionales: Por supuesto, el Grupo Lufthansa defiende los valores de la competencia, pero con condiciones justas e iguales para todas las compañías.

-Competencia y expansión de las aerolíneas de bajo coste. El negocio de los vuelos punto a punto sigue creciendo. El Grupo Lufthansa está presente en este segmento a través de la aerolínea Eurowings.

-El segmento de los viajes de ocio es cada vez más sensible al precio y necesita productos y servicios diferenciales. La forma de trabajar del Grupo hacia un futuro de éxito es un posicionamiento premium con valores de calidad. Además, apuesta por el desarrollo de nuevas plataformas y por la personalización en el sector de los viajes de ocio, que está experimentando un crecimiento dinámico y es muy sensible al precio.

-Innovación tecnológica. Cada vez más, los servicios en Tierra del Grupo (desde el servicio de facturación online, hasta el de atención al cliente, etc.) y abordo (como el servicio de Internet de Lufthansa, FlyNet) se adaptan a las necesidades de cada pasajero.

Con la democratización del turismo, dado por las reducciones en costes de transporte y la facilidad de acceder a lugares que antes no podían ser visitados, viajar se ha convertido en una necesidad. ¿Cómo cree que este fenómeno puede beneficiar a destinos que hasta ahora no se contemplaban a la hora de escoger dónde viajar?

La industria de la aviación es clave para promover, no sólo los viajes de ocio y de negocio, sino también el comercio global. El transporte aéreo es fundamental para conectar países y ciudades con el resto del mundo y proveer un acceso fácil a los viajeros. Casi siempre, es el primer paso hacia el desarrollo turístico de una región.

Recientemente, hemos podido saber que Lufthansa renovará su flota en un 64% de cara al 2025. ¿Cuál es el objetivo de renovar esta flota? ¿En qué puede beneficiar al pasajero?

Lufthansa ha logrado reducir el consumo en sus aviones a un promedio de sólo 3,84 litros de queroseno por pasajero transportado en una distancia de 100 kilómetros. Con el objetivo de continuar superando este récord y hacer del viaje una experiencia aún más eficiente, sostenible y atractiva para sus pasajeros, Lufthansa está realizando un inversión de 37.000 millones de euros para renovar el 64% de su flota hasta el año 2025, incorporando aviones de nueva generación y bajo consumo que emiten un 50% menos de ruido y un 15% menos de CO2.

En temas de responsabilidad social corporativa, cada vez son más empresas las que dedican parte de sus beneficios a mejorar la situación de muchas personas, con acciones como donaciones o recogida de alimentos. ¿Cuáles son los objetivos de responsabilidad social corporativa que Lufthansa contempla para los próximos años?

El Grupo Lufthansa aboga por una movilidad responsable. Como parte de su compromiso por asegurar y fortalecer la igualdad dentro de la sociedad, ayuda a combatir problemas sociales en todo el mundo. Para cumplir con esta responsabilidad, el Grupo Lufthansa adaptó su compromiso social en el año 2015 y agrupó todas sus actividades de ciudadanía corporativa bajo un mismo nombre: ‘Lufthansa Group Social Care’. A partir de entonces, se centra en estar presente en proyectos sociales y humanitarios, complementado esta actividad en otras áreas, como cultura, deporte, etc.

Por otro lado, es un privilegio que Lufthansa pueda contar con empleados tan comprometidos. Dispone de numerosos proyectos de ayuda promovidos por los propios empleados, que están socialmente comprometidos. En 1999, trabajadores del Grupo crearon ‘Help Alliance’, cuya tarea es recoger donaciones y utilizar estos fondos para causas humanitarias. Desde sus primeros días, la organización se centró en las áreas de educación, salud y nutrición, prestando especial atención a niños y adolescentes.

El transporte aéreo, considerado uno de los más contaminantes, necesita una evolución hacia la sostenibilidad, por ejemplo con reducciones de emisiones o uso de combustibles alternativos. ¿De qué manera Lufthansa contribuye a la reducción de emisiones de sus aeronaves, y en qué forma estas acciones pueden concienciar al resto de aerolíneas de la importancia de cuidar el medio ambiente?

El Grupo Lufthansa es uno de los principales contribuyentes del sector a la reducción de emisiones, gracias a una clara apuesta por la sostenibilidad. Además, cuenta con un sólido programa estratégico, que incorpora diferentes ejes clave: la reducción de emisiones de CO2, habiendo aumentando la eficacia en el consumo de combustible de la flota hasta en un 12,3%; la disminución de emisiones de óxidos de nitrógeno, la utilización de combustibles alternativos y la constante mejora de la operativa, entre otros.

Recientemente, el Grupo ha incorporado a su flota el nuevo Airbus A320neo, el avión más silencioso y eficiente que existe en la actualidad, siendo Lufthansa la primera aerolínea en recibirlo. La aeronave ofrece un consumo de combustible un 15 % más eficiente que otros modelos comparables actuales. También presenta unas cifras impresionantes en lo que se refiere a reducción del ruido: el perfil de nivel máximo de ruido de 85 decibelios de un A320neo inicial es aproximadamente un 50 % más bajo que el del A320 actual. Según las normas de certificación, las emisiones de ruido acumuladas son de 29,8 dB por debajo de los límites de la OACI aplicables, lo que representa un avance significativo en cuanto a reducción de ruido y emisiones en comparación con la flota actual.

En la actualidad, la sostenibilidad es un elemento clave para muchos viajeros, que escogen sus destinos, hoteles e incluso aerolíneas basándose en el respeto por el medio ambiente que tienen estos factores del turismo. ¿Cómo valoraría usted la situación de la sostenibilidad en el turismo, y qué acciones faltan aún para concienciar a un número mayor de personas de la necesidad de escoger destinos y transportes sostenibles?

La movilidad aumenta año tras año – sólo en 2014 el número de pasajeros se incrementó un 5,9%. La sostenibilidad, la protección del clima y la responsabilidad ambiental se están volviendo cada vez más importantes debido a este crecimiento. Como el grupo de aviación más grande del mundo, somos una parte esencial de este desarrollo. A través de productos innovadores, el Grupo quiere establecer nuevas normas y hacer compatible el medio ambiente con el transporte aéreo del futuro. La palanca para ello es la inversión en nuevas tecnologías.

La industria de la aviación se ha fijado ambiciosos objetivos de eficiencia de combustible. Sin embargo, aquí también es muy importante la responsabilidad de las instituciones públicas, para crear un marco regulador apropiado. Por ejemplo, en el proyecto del cielo único europeo, una de las propuestas de protección del medioambiente más grandes de Europa, no ha habido ningún progreso en 20 años. Desde el Grupo Lufthansa, reiteramos nuestro deseo de acelerar la implementación de un espacio aéreo europeo, con rutas más cortas y sin rodeos innecesarios, que podrían reducir las emisiones de CO2 del transporte aéreo europeo en un 10% al año.

Desde Suiza, se ha creado el proyecto Solar Impulse, una aeronave totalmente independiente a cualquier tipo de fuente energética que no sea la solar. Sus pilotos, que tienen por objetivo dar la vuelta al mundo con esta aeronave, muestran que otra manera de volar es posible. ¿Cómo valora usted esta iniciativa?

Se trata de una iniciativa muy innovadora, que seguimos con interés. La innovación siempre es importante.

Finalmente, ¿Qué es para usted la sostenibilidad?

La sostenibilidad es un principio rector del Grupo Lufthansa en su gestión empresarial.