El restaurante Mugaritz, el Basque Culinary Center y el Centro de Regulación Genómica (CRG) son los encargados del proyecto Brainy Tongue, una mezcla de gastronomía, ciencia y tecnología para mejorar la experiencia del comensal a la hora de degustar un plato.

Brainy Tongue se caracteriza por su estudio sobre los efectos de la comida en nuestro cerebro. De esta forma, el objetivo de Brainy Tongue es estudiar los efectos sensoriales de la comida. Los sentidos no sólo se aparecen por el sabor, pero también gracias a la vista, al olfato, al tacto y a otros factores externos a los sentidos.

brainy-tongue-630x335

El chef del restaurante Mugaritz, Andoni Luis Aduriz, señala que este proyecto no sólo es una experiencia para la gastronomía y su sabor, pero también puede ser una forma de solucionar problemas sociales y mejorar la relación que se tiene con los alimentos y con la comida saludable. Brainy Tongue se propone como un proyecto multidisciplinario que puede aportar respuestas a muchos campos de la ciencia, de la gastronomía y la vida cotidiana.

Para presentar este proyecto, los creadores han organizado una conferencia llamada “The Sensory Logic of the Gastronomic Brain”, que se lleva a cabo en el Basque Culinary Center desde el 24 de octubre hasta hoy día 26. Esta conferencia reúne a más de 20 especialistas en neurología y neurociencia, además de chefs e ingenieros físicos. Los expertos provienen de reconocidos centros de investigación y de universidades prestigiosas como Oxford o bien Columbia.

brainy-tongue-detalle-cartel

Las preguntas que surgen de este simposio son variadas, como por ejemplo cuál es el efecto de crear una experiencia sensorial a través de la comida para cada comensal. ¿Será posible transformar la experiencia gastronómica en algo realmente único para cada uno? Otra de las preguntas que se realizan durante estos días es el tema de la salud: ¿Puede Brainy Tongue llevarse al campo de la salud y solucionar problemas relacionados con la alimentación?

Estas dudas podrán solucionarse, a lo mejor, algún día gracias a Brainy Tongue. Mientras tanto, sigamos disfrutando de la experiencia de comer como lo habíamos hecho siempre: comiendo.