En un mundo rodeado de tecnología, en el cual usamos nuestros smartphones y ordenadores para obtener casi cualquier información, es fácil olvidar que un colectivo de personas quedan apartadas de muchas de las ventajas de las que nosotros disfrutamos sin ni siquiera pensar en ello. Las personas con algún tipo de discapacidad, como por ejemplo personas invidentes, son más propicias a no poder usar apps y demás productos tecnológicos para facilitarnos la vida.

Los problemas para usar la tecnología son muchos en casos de discapacidades, y ello puede conllevar serias barreras de comunicación o de orientación. Es por ello que el equipo de Outbarriers, formado por dos jóvenes expertos en informática y nuevas tecnologías, decidieron crear una herramienta para ayudar a aquellos que más dificultades tenían para adoptar nuevas herramientas telemáticas.

El concepto de Outbarriers es complejo, pero a la vez fácil de manejar: esta aplicación móvil permite a las personas invidentes recibir avisos en su móvil en forma de vibraciones al pasar delante de un comercio registrado en la app, a la vez que se emite un breve mensaje sonoro para que la persona pueda saber delante de qué tipo de comercio está pasando. La vibración se crea a partir de un pequeño sensor instalado en la vitrina de la tienda, que detecta inmediatamente el paso de alguna persona detentora de la aplicación.

Outbarriers, hacemos tu comercio “visible” para todos from Outbarriers on Vimeo.

Además de ser una buena herramienta para facilitar la vida de las personas invidentes, la app es también una manera de visibilizar los comercios de toda España para las personas con poca o nula visión. Ya existen 40 comercios en Granada registrados en la aplicación y 3 más en San Sebastián, Madrid y Málaga.

Otro invento tecnológico que permite facilitar la vida del día a día de personas invidentes es Braigo, una impresora 3D en braille creada por un estudiante de 12 años a través de piezas de Lego y un software libre que descargó por internet. Gracias a este invento poco costoso, que puede fabricarse en casa con algunos conocimientos de mecánica, unas piezas del conocido juego y un ordenador, las personas con problemas de visión podrán por fin imprimir textos de la red sin tener que pagar el exorbitado precio de 2.000 euros por una impresora.

Braigo

Gracias a este invento, Shubham Banerjee consiguió una financiación de 20 millones de dólares por parte de Intel, para así desarrollar su proyecto y llevarlo a cabo para el gran público.

Ejemplos como estos muestran que con un pequeño avance tecnológico puede facilitar la vida de muchas personas, en concreto aquellas que sufren algún tipo de discapacidad.