photo-1419843596342-f3053fb71845

El pasado 4 de diciembre de 2015, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó dedicar el año 2017 al Turismo Sostenible para el Desarrollo, reconociendo «la importancia del turismo internacional y, en particular, de la designación de un año internacional del turismo sostenible para el desarrollo, para promover una mejor comprensión entre los pueblos en todas partes, conducir a que se tome una mayor conciencia de la riqueza del patrimonio de las diversas civilizaciones y llevar a una mejor apreciación de los valores inherentes de las diversas culturas, contribuyendo así al fortalecimiento de la paz en el mundo».

Impulsado por la declaración de objetivos propuesta por la Asamblea General de las Naciones Unidas para 2030, este año de consagración a un sector en desarrollo muestra el camino hacia un turismo más beneficioso para el medio ambiente y, en definitiva, para el propio viajero.

Los tres pilares que conforman la sostenibilidad -economía,  sociedad y medio ambiente- se verán reforzados por iniciativas de cambio en uno de los sectores que parece estar en retraso en cuanto a desarrollo sostenible. Además, como bien lo indica la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), este tipo de turismo puede ser una gran fuente de empleo, ingresos y mejoras en países menos desarrollados, permitiendo así un auge en las economías y las situaciones de muchos lugares del mundo.

Algunos de los objetivos que se quieren alcanzar con la proclamación del año del Turismo Sostenible son la protección de los océanos, los mares, los ríos y la fauna marina y también la promoción del consumo  y la producción de alimentos sostenibles. Estas dos vertientes del cambio pueden ser vitales para conseguir un desarrollo favorable para el medio ambiente.

Así pues, el turismo sostenible va a verse incrementado en muchas partes del globo, siendo esto una gran noticia tanto para los hoteleros como para los que disfrutan viajando.